menu

News

Traducciones médicas y farmacéuticas: ¿qué retos encierran para los traductores?

posted in Uncategorized by

Hacer el conocimiento médico accesible en todos los idiomas es de vital importancia, no solo en los momentos difíciles como el que estamos atravesando con el estallido de la emergencia del Coronavirus.
En efecto, el traductor médico-científico tiene una gran responsabilidad: el hecho de usar correctamente un dispositivo médico o de tomar bien una medicación depende también de la traducción de un manual de uso y mantenimiento o de un prospecto.

Los orígenes del lenguaje médico-farmacéutico

Para entender la terminología típica de este sector es importante conocer los orígenes del lenguaje médico-farmacéutico que ha vivido cuatro «eras»:

  • la era del griego dominada por los escritos de Hipócrates, considerado el padre de la medicina occidental;
  • la era del latín, donde los textos de los griegos fueron traducidos por los romanos al latín conservando, no obstante, algunas palabras en griego;
  • la era de los idiomas nacionales, cuando dejó de utilizarse el latín en el mundo occidental, en esta época también se conservaron algunos términos griegos y latinos, dando origen a neologismos derivados de la fusión entre el idioma local y el griego/latín.
  • la era del inglés: hoy en día es la lengua hablada universalmente en el sector médico y científico, también en los países de habla no inglesa. De hecho, el conocimiento en la materia se difunde y está accesible, en primer lugar, en inglés, y luego se traduce al resto de idiomas.
Traducir para el sector médico-farmacéutico

Cuando pensamos en la traducción en el ámbito médico-farmacéutico, nos vienen a la mente espontáneamente, casi de forma exclusiva, los prospectos de los medicamentos. En realidad, el traductor interviene en diferentes fases: desde la investigación clínica, pasando por la fabricación del fármaco o dispositivo médico, hasta su distribución y comercialización.

El traductor se encuentra frente a contenidos que tienen destinatarios y contextos de uso diferentes que, en todo caso, comparten la necesidad de ser traducidos con un lenguaje claro y accesible en todos los idiomas.

Del carné de identidad del medicamento (llamado RCP en la jerga o SmPC por sus siglas en inglés) a las instrucciones de uso correcto y, de los certificados de autorización de comercialización (AIC), al manual de la interfaz del software de un dispositivo electromédico, las traducciones son complejas y requieren un trabajo en grupo muy colaborativo entre gestores de proyectos, traductores y revisores: de hecho, basta un error en una unidad de medida o una palabra omitida para causar graves problemas a la empresa farmacéutica o al paciente.

Traducciones médicas, farmacéuticas y científicas: los retos para el traductor

«Por lo general, un traductor no suele contar con una formación universitaria en medicina, química o farmacia», nos explica Elisa, colaboradora de STUDIOTRE especializada en traducciones farmacéuticas del alemán al italiano.

«Precisamente por eso, sobre la base de mi propia experiencia, es importante, en primer lugar, familiarizarse con la terminología, compleja y plagada de tecnicismos, documentándose, utilizando correctamente las fuentes terminológicas y los glosarios específicos o consultando a expertos», continúa Elisa. «Es fundamental conocer también la normativa impuesta por las autoridades competentes que regula, entre otras cosas, las decisiones lingüísticas».

«Mi reto personal, que es también el aspecto que más me divierte de mi trabajo —concluye Elisa— es descifrar y localizar los acrónimos y las siglas».

La agencia de traducción, en sinergia con el traductor, debe asegurarse también de respetar la composición gráfica (en concreto, por lo que respecta a los prospectos, manuales, envases de los medicamentos) y de que se apliquen todos los procedimientos y las revisiones necesarios para garantizar la calidad del proyecto y eliminar posibles errores de traducción.

 

STUDIOTRE gestiona a diario proyectos de traducción de prospectos, resúmenes de las características del producto (RCP), farmacopeas, estudios clínicos, catálogos y folletos informativos, historiales médicos, artículos científicos, formularios de consentimiento informado, documentación para conferencias, aplicaciones, interfaces de software, manuales y fichas técnicas de dispositivos médicos y electromédicos.

Si busca un colaborador lingüístico que le ayude con las traducciones médicas y farmacéuticas, escríbanos un correo electrónico a preventivi@traduzionistudiotre.it o llámenos al (+39)0522-323434.

26 Feb, 20