icona_hamburger_menu

Traducir documentación técnica

Traducir documentación técnica
La documentación técnica debe ser clara y exhaustiva, estar disponible en el idioma del usuario y cumplir con los procedimientos específicos de los países a los que se desea exportar. Por esta razón es necesario trabajar en equipo para integrar los conocimientos del comunicador técnico con los del traductor.

Imagina que acabas de vender tu nuevo modelo de caldera a un cliente alemán que hace años que acude a ti como proveedor. Su equipo de instaladores, sin darse cuenta de que hay un error de traducción en la versión alemana del manual de instalación, instala la caldera en la oficina de una empresa.

Debido a ese error, se invierten los cables en las conexiones eléctricas. En el mejor de los casos, la caldera no funcionará y durante días la temperatura de la oficina será muy fría; en el peor de los casos podría producirse un cortocircuito con los consiguientes daños en la caldera y la instalación eléctrica.

En los dos casos se corre el riesgo de perder al cliente y tener que responder legalmente por los daños causados ​por el error de traducción en el manual de la caldera.

Los manuales de instalación, uso y mantenimiento son una parte fundamental de la documentación técnica que acompaña al producto. En este artículo te explicamos por qué STUDIO TRE trabaja junto a comunicadores técnicos para que la documentación técnica se redacte y traduzca en cumplimiento de la normativa y las leyes de cada mercado.

Documentación técnica: ¿qué es?

La documentación técnica es el conjunto de información que, durante todo el proceso de compra, ayuda al usuario a elegir y utilizar correctamente un producto o servicio.

Por ejemplo, forman parte de la documentación técnica:

  • Catálogo técnico | muy útil durante la fase previa a la venta, proporciona información técnica sobre los productos y sobre cómo realizar los pedidos.
  • Catálogo de recambios | documento utilizado en la fase de posventa de atención al cliente.
  • Manual de uso, instalación y mantenimiento | herramienta típica de la fase de posventa, describe detalladamente cómo utilizar, instalar y mantener el producto.
  • Tutoriales | contenido que cada vez más se transmite en formato vídeo y que muestra determinados procedimientos a través de ejemplos prácticos.

Documentación técnica: requisito legal y herramienta de marketing

«Un buen manual es un buen seguro».
Bastaría esta afirmación para resumir lo importante que es cuidar la documentación técnica tanto desde el punto de vista del contenido como desde el punto de vista lingüístico. Cualquier persona que disponga de un manual debe leer, comprender y aplicar correctamente la información que contiene.

Cuando hablamos de documentación técnica, los clientes se dividen en dos grupos:

  • los que la perciben como una mera obligación legal en la que invertir la menor cantidad de recursos (tiempo y dinero) posibles;
  • los que también ven en ella su potencial como herramienta comercial y de marketing.

En realidad, estas son las dos almas de la documentación técnica y ambas son fundamentales. Es precisamente esta doble naturaleza la que hace que la redacción y la traducción de estos contenidos sea una tarea compleja que no puede encomendarse a quien juega a ser comunicador técnico o traductor.

Comunicador técnico y traductor: un trabajo de equipo

La documentación técnica debe ser clara y exhaustiva, estar disponible en el idioma del usuario y cumplir con los procedimientos específicos de los países a los que se desea exportar el producto para evitar sanciones económicas y penales.

Por esta razón es necesario un trabajo en equipo que integre los conocimientos del comunicador técnico con los del traductor. De hecho, la redacción y la traducción de documentación técnica requiere las siguientes habilidades:

  • Habilidades lingüísticas y culturales
    Conocimiento del idioma de origen y del idioma de destino
    Conocimiento del vocabulario específico del sector y de la terminología del producto
    Capacidad de integrar el texto con imágenes, dibujos técnicos, representaciones y vídeos

  • Conocimientos tecnológicos
    Familiaridad con los productos y servicios que se describen
    Conocimiento de los programas de maquetación y de los Sistema de Gestión de Contenidos (CMS, por sus siglas en inglés)
    Conocimiento de las herramientas TAO para gestionar las traducciones

  • Conocimiento de las diferentes normativas
    Conocimiento de las directivas europeas y extraeuropeas sobre la fabricación/comercialización de productos y servicios

 

La integración de estas habilidades es lo que permite obtener una documentación técnica de calidad y un ahorro en cuanto a tiempo y dinero. Precisamente, la colaboración entre el redactor técnico y el equipo de traductores permitirá que las empresas tengan la seguridad de:

  • aprovechar todo el potencial de los programas de maquetación y gráficos y el lenguaje XML para tener fuentes maestras diseñadas para ser escalables y que puedan utilizarse para todas las diferentes gamas de productos;

  • localizar todos los documentos correctamente para que sean realmente una herramienta de dialogo con los usuarios de cualquier idioma y cultura;

  • traducir directamente en los archivos de origen para conservar el diseño original y evitar los errores típicos de «copiar y pegar»;

  • utilizar memorias de traducción para garantizar la uniformidad terminológica en todos los contenidos y la coherencia de interpretación entre todos los idiomas;

  • valorar soluciones que permitan integrar (donde sea posible) las traducciones hechas con las herramientas TAO y la postedición para una actualización lo más rápida posible de la documentación.

Documentación técnica: pdf, búsqueda por voz y realidad aumentada

Cuando se habla de documentación técnica, nos suele venir a la mente la imagen del clásico manual de instrucciones en papel, pero en nuestro trabajo diario como asesores lingüísticos procesamos y traducimos contenido en diferentes formatos como, por ejemplo:

  • archivos fuente creados con programas de autoedición y transformados en pdf; un formato seguro, estable y fácil de utilizar para la mayoría de las personas;
  • aplicaciones de realidad aumentada, cada vez más utilizadas como herramienta de formación, a través de las cuales se puede simular el funcionamiento de un determinado producto;
  • datos estructurados para búsqueda por voz que permiten, a través de asistentes de voz, ofrecer asistencia inmediata sobre el terreno.


Los diferentes tipos de archivos con los que trabajamos nos dan una pista importante: la documentación técnica es un tipo de información que evoluciona continuamente; de hecho, se modifica y mejora constantemente en cuanto a su contenido y forma en función de estadísticas de uso y mantenimiento, de las indicaciones de los usuarios o de la evolución tecnológica, por mencionar solo algunas.

Redactarla, maquetarla y traducirla con meticulosidad es de fundamental importancia para que se convierta en un elemento de valor, un rasgo distintivo de la marca que vaya más allá del mero cumplimiento de la normativa.

Si tú también consideras que la documentación técnica es una herramienta que puede dialogar con los clientes de todo el mundo y convertirse en portavoz de la calidad de los productos y servicios ofrecidos, escríbenos (mail@traduzionistudiotre.it) y encontraremos juntos la mejor solución para traducir manuales, fichas y dibujos técnicos, catálogos, listas de repuestos y condiciones de suministro.

 

*Queremos dar las gracias al equipo de Tecnodinamica por la información que ha contribuido a la redacción de este artículo.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Follow us

Artículos recientes

Get The Latest Updates

Subscribe To Our Weekly Newsletter

No spam, notifications only about new products, updates.

Argomenti

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Podrían interesarte

Traducir las etiquetas alimentarias requiere competencias lingüísticas y legales

Traducir las etiquetas alimentarias

Traducir las etiquetas alimentarias requiere competencias lingüísticas y legales. Una traducción incorrecta puede, de hecho, dañar la salud del consumidor y ser causa de sanciones para la empresa que produce y comercializa el producto alimenticio.

Saber más

Solicita un presupuesto gratuito

Rellena los campos del formulario y nos pondremos en contacto contigo para enviarte un presupuesto a medida para tu proyecto

* Rellenar este campo